El primer amor en la adolescencia de tu hijo

La mayoría hemos vivido nuestro primer amor en la adolescencia. Después vinieron seguramente otros, y probablemente los recordemos. Unos con nostalgia, otros con dolor, otros con felicidad, otros con tristeza… Pero todos hemos sido adolescentes y todos sabemos cómo hemos sentido o no el apoyo de nuestros padres en estos momentos tan importantes.

Imagen un corazón de jugeute en las manos de una chica enamorada con las uñas pintadas

El primer amor en la adolescencia se convierte de repente es lo más importante para tu hijo. Fuente de la imagen: telemundo.com

 

Lejos de apoyar, muchos padres no saben qué medidas tomar cuando sus hijos se caen bajo la influencia de estos primeros amores, y lo que consiguen es alejarse más de sus hijos e incluso hacerles sentir mal.

 

El enamoramiento es un momento crucial, significativo y de relevancia para un joven. Si tu hijo ha llegado a este momento quiere decir que ya está creciendo. Alrededor de los 15 años los jóvenes ya empiezan a pensar en una pareja ‘estable’ y de larga duración.

 

Consejos para padres cuando los hijos pasan por el primer amor en la adolescencia

A continuación dejamos una lista de comportamientos que debes tomar ante tu hijo enamorado.

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaPrimero y muy importante, respeta su intimidad, es decir, no intentes obligar ni presionar a que te cuente nada que no quiera contarte. Déjale las puertas abiertas a la comunicación. Transmítele que estás ahí pero sin agobiar. Dile que cuando quiera hablar, tú puedes escucharle, que aunque no seas su amigo, también has sido adolescente y alguna vez te enamoraste por primera vez.

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaAprovecha para contarle a tu hijo algunas de las experiencias que viviste cuando eras adolescente. Sin pasarte. Sin ser ‘tan guay’ que pierdas tu papel como padre o madre. No olvides que sus amigos ya los tiene y tú lejos de ser su amigo, eres una persona que tiene que educarle en amores entre otras cosas, pero siempre desde el respeto, desde la comunicación y sobre todo desde la empatía. Por eso le contaremos algunas situaciones vividas pero sin entrar en muchos detalles que puedan ir en contra de lo que pretendemos conseguir.

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaNunca te metas o rías de su primer amor o de los cambios que se experimentan a estas edades. Eso te alejará más de ellos. Perderán la confianza en ti y se sentirán mal. ¿A ti te gustaría que se rieran de la pareja que tienes por ejemplo sacando un mote por algo en lo que pueda destacar? Si siendo maduros no es de agrado, imagínate a esas edades. Recuerda no burlarte ni hacer comentarios del tipo ‘ay, como está enamorado, míralo que tontería tiene encima’, ‘madre mía, todo lo que tienes son hormonas que ya verás la realidad algún día hijo mío’, etc.

Imagen de una madre y su hija adolescente sentadas hablando, que no se entienden.

Para ganar la confianza de tu hijo en asuntos personales suyos, hay que tener mucho tacto. Fuente de la imagen: blog.casapia.com

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaNo restes importancia a sus emociones o sentimientos con frases como ‘qué sabrás tú del amor’ o ‘tú no sabes qué es dolor de verdad’. Para ellos es muy importante y si quieres ayudarles, debes apoyar su dolor y sus emociones, nunca negándolas o restándole importancia. Sus emociones son tan importantes como las tuyas, pero no las reprimas. Nada conseguirás. El amor duele y duele a todas las edades, da igual tener 16 años que tener 40. Incluso si nos ponemos en el lugar de ellos y realmente quieres ayudarles, es posible que duela más siendo jóvenes porque son las primeras experiencias y no has aprendido a hacer frente a nuevas situaciones. Por tanto, apoya y ayuda, no niegues.

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaQue nunca falte la comunicación y sobre todo como herramienta para fomentar la autoestima y conversar sobre lo que es un amor sano. Hoy vemos cómo los jóvenes controlan a través del móvil qué hace y deja de hacer su pareja. Habla con él y edúcalo en amores sanos no en amores tóxicos. Y por supuesto, transmítele y hazle saber y sentir que para amar a otros hay que amarse a uno mismo primero siempre. Si no te amas, no hay amor que puedas dar ni regalar.

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaNo los engañes nunca ni digas que los primeros amores son bonitos e ideales. Rompe idealidades, cuentos de hadas y príncipes y caballeros e instruye en la vida real y en lo que nos encontramos en la calle día a día. Amor es libertad, amor es entregarse, dar y recibir pero sobre todo dar. Amor no es que me den todo aquello que necesito, amor no es perfección. La perfección no existe. Educa en respeto, en aceptar las diferencias y saber poner límites. El amor también tiene límites. Enséñales y que no den por ‘normalizado’ cosas que no lo son.

 

Icono de primer amor en la adolescencia con una tiritaNo pierdas la paciencia o dicho de otra forma, mantén la calma. En sus primeras rupturas es posible que llore desconsoladamente como si fuera el fin del mundo, mientras tú piensas que no es para tanto o que hay cosas más importantes por las que preocuparse. Pero recuerda, tú no tienes su edad y por tanto él o ella no tiene las herramientas ni experiencias con las que cuentas tú ya y que por supuesto has aprendido gracias a los años y la edad. Así que ten paciencia.

Madre hablando positivamente con hija

Madre hablando de manera positiva con su hija. Fuente: starmedia.com

 

Educar en el amor

Por último señalar también que es muy importante por tanto que los padres estén ahí en estos momentos porque también se educa en amor y en las escuelas nadie nos enseña a amar ni ser amado.

 

Alguien debe tomar ese papel y educar. Y quién mejor que los padres para hacerlo. Dicen muchos expertos que según como haya sido tu primer amor, así podrán ser los siguientes.

 

Así que presta atención, no restes importancia y valora estos momentos porque son muchos los padres que, o no saben cómo hacerlo o creen que no es necesario prestar atención a esto porque todos hemos pasado por ahí.

 

Precisamente por eso, vuelve a tu infancia, recuerda cómo te sentías cuando pasaste por el primer amor en la adolescencia, y cómo de importante fueron para ti momentos como estos.

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *