Cómo hacer frente a una ruptura de pareja

Cuando una relación se ha terminado pasa por una serie de etapas. Y aunque para casi todos son las mismas fases, la duración de éstas va a depender de por qué se acabó la relación. No es lo mismo por ejemplo una infidelidad que un ‘se nos acabó el amor’. Pero sí nos puede ayudar y mucho comprender las fases que se dan tras una ruptura de pareja.

Puede depender también de si la relación acabó bien o acabó mal, del tiempo que se llevaba juntos, de si hay hijos en común, etc. Estas etapas se pueden ver en el siguiente gráfico. La duración de cada etapa va a ser diferencial en cada persona, lo que sí está claro es que casi todos pasamos por ellas, antes o después.

Por tanto hemos de tener claro, que el primer paso para hacer frente a una ruptura sentimental es saber que nuestras emociones estarán como si fuera un cocktail: todas mezcladas, sin sentido y con mucho dolor y malestar.

 

 

Gráfico de fases del duelo amoroso: negación, rabia, culpa, desesperanza, aceptación

Las 5 fases del duelo amoroso: negación, rabia, culpa, desesperanza, aceptación.

 

Fase de negación

No aceptas que la relación ha terminado, puedes entrar en estado de shock y sentir la sensación de que la ruptura no es real u obsesionarte con volver a la relación sea como sea.

En esta etapa pueden aparecer síntomas  de ansiedad como insomnio, mareos e hiperventilación y si la ansiedad llega a ser extrema pueden llegar a producirse crisis de pánico.

 

Fase de rabia

Cuando nos abandonan o cuando una relación de pareja se rompe, nos sentimos frustrados, heridos, es natural sentir rabia hacia la otra persona. No nos podemos quedar estancados en ella ya que si lo hacemos, seguiremos vinculados emocionalmente de forma negativa a la otra persona.

Cuando una persona tiene rabia durante años hacia una ex-pareja significa que el proceso de duelo no está realmente superado.

 

Fase de culpa

Esta emoción es compartida tanto por el que abandona como por el abandonado en muchos casos. Para superar la culpa es necesario hacerse consciente de que una relación es siempre cosa de dos.

Hacerse responsable de la parte en la que uno se ha podido equivocar es necesario para no volver a cometer los mismos errores en el futuro, pero si esa toma de conciencia no viene seguida del perdón hacia uno mismo podemos dañar nuestra autoestima y llegar a creer que “si el otro no quiere estar conmigo es que no lo merezco o no valgo lo suficiente”.

 

Fase de desesperanza

En esta etapa la emoción principal es la tristeza. Es cuando te haces consciente de la pérdida. Este dolor nos hace conectar con un sentimiento profundo de vacío y soledad y podemos llegar a tener la sensación de que no vamos a poder vivir sin el otro.

Aquí aparece el miedo a no poder volver a amar o ser amado, a no ser capaz de superar la ruptura.

 

Fase de aceptación

Este es el punto de inflexión para poder mirar hacia delante y entrar en una nueva etapa.

Aceptar que la relación se ha terminado y que puedes vivir sin el otro es fundamental para recobrar la ilusión y sentirte fuerte para iniciar la reconstrucción de tu vida.

Imagen de mujer sentada en tablones mirando al mal, en soledad y tristeza.

La fase de desesperanza y tristeza es posiblemente la primera en la que pensamos todos cuando se habla de una ruptura de pareja. Fuente de la imagen: debeverse.com

 

 

Hacer frente a una ruptura de pareja

Hay que tener en cuenta que en estos momentos lo que se ha ‘descolocado’ por completo es nuestra psique, nuestra mente. Ten en cuenta que en toda ruptura sentimental hay que aprender nuevas formas de estar completamente solo, nuevas rutinas, nuevas formas de aprender, de divertirnos, y es por tanto que nos hemos ‘descolocado’.

Ten en cuenta que lo que se ha descolocado es la mente, el corazón sigue latiendo perfectamente igual, estamos vivos, podemos circular y todo funciona en nuestro cuerpo correctamente. Ahora debemos reorientarnos, aprender de nuevo y recolocarnos pero recuerda que el corazón late a la perfección.

Corazón con una tirita representando la superación de una ruptura sentimental.Uno de las cosas que hay que hacer para hacer frente a la ruptura y en relación a lo anterior, es no olvidarnos de nosotros, del cuerpo, de nuestros hábitos de alimentación, de nuestro sueño, de nuestras actividades físicas (si las hacemos, y si no las hacemos puede ser un buen momento de iniciarlas. Esto te ayudará a sentirte mejor y a liberar en tu cerebro sustancias como la dopamina, serotonina, que te mantendrán física y psicológicamente más ‘feliz’.

Si te empiezas a descuidar físicamente lo único que conseguirás es sentirte peor psicológicamente, además de empezar a percibirte negativamente. Ahora es el momento de cuidarte. Es como cuando estás enfermo, que necesitas alimentarte y dormir bien para poder empezar a recuperarte. Lo mismo ocurre con una ruptura sentimental. Empieza por ahí si es que no lo has hecho ya.

Intenta acercarte a personas que te den apoyo o ayuda emocional. Es cierto que un duelo, duele. Siempre. Pero rodearnos de personas que nos puedan entender, que ya hayan pasado por ahí, que me escuchen, etc, puede hacer que el proceso sea más llevadero. Piensa que regocijarte en tu dolor no te ayudará a salir de esto.

En estos momentos es cuando puedes aprovechar para hacer todo aquello que no habías hecho antes, recuperar amistades perdidas, retomar contactos, etc. Reconstruye tu propia identidad. Puedes empezar a retomar proyectos postergados y trata de encontrar tu lugar.

Aunque suene ‘raro’, es normal que no te sientas ‘normal’. He aquí el primer punto del que hablábamos, de tener que pasar por diferentes fases. Intenta ver lo bueno de tu relación. No todo pudo ser tan malo. Es importante que pienses qué has aprendido, en qué has evolucionado, que pienses quién eras antes y quién eres ahora, si quieres cambiar algo, si quieres mejorar…

Tómate el proceso como una toma de aprendizaje. Sólo cuando hayas llegado hasta aquí, podrás decir que has superado el proceso de ruptura.

La buena noticia es que todo pasa. Y como dicen los dos refranes, que en este caso tienen razón:

‘No hay mal que 100 años dure’

‘No hay nada que el tiempo no cure’

¡Pero sobre todo no dejes pasar el tiempo como si nada, ACTÚA, HAZ, MUÉVETE!

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *