Cuándo decir a los hijos la verdad sobre los Reyes Magos

La verdad sobre los Reyes Magos

Son muchos los padres y los niños que mantienen la ilusión por los Reyes Magos que al caer están… Pero, ¿hasta cuándo dura esta ilusión? ¿Cuándo es el mejor momento para que descubran “la verdad sobre los Reyes Magos”?

Hay padres que le dicen a sus hijos que los Reyes Magos no existen, otros padres sin embargo, no hace faltan que hablen porque ya son los propios hijos los que sospechan que eso no es verdad porque lo han oído en el colegio o se lo ha dicho un amiguito…

hijo-carta-reyes-magos

Niño escribiendo la carta a los Reyes Magos. Fuente de la imagen: fundrogertorne.org

Y bien, ¿qué opción es la mejor? ¿Mantenemos el secreto hasta que lo averigüen por ellos mismos o les decimos la verdad?

Es cierto que muchos niños se decepcionan o se desilusionan, incluso se enfadan cuando oyen hablar de que los Reyes Magos no existen.

Es ahí cuando van corriendo a sus padres y les preguntan: ‘Papá/mamá, dice fulanito que los Reyes son los padres’ y además añaden, ‘¿A que eso no es verdad?’.

Y es aquí cuando muchos padres presentan el dilema y no saben qué hacer ni cómo decírselo para que no se lleven una gran desilusión.

 

Cómo explicar la “verdad” a los hijos

No existen estudios suficientes para afirmar si es mejor decírselo o no decírselo. Pero lo que sí está claro que son los propios padres los que han de tomar la mejor iniciativa. En cualquier caso daremos algunos consejos.

Podría ser positivo dejar que sean los propios niños los que descubran la realidad por sí solos, de esta manera podrán desarrollar lo que llamamos el pensamiento crítico, aunque cierto es que esto es decisión de los padres y no por ello se debe cumplir a rajatabla.

La mejor forma de hacerlo podría ser invitando al niño a que piense. Cuando nos pregunta si Papa Noel o los Reyes existen, podemos preguntarles que nos diga qué cree él mismo sobre eso.

Si te pregunta tu hijo si eso es verdad, podemos preguntar ‘¿por qué dice eso?‘ Siempre invitando a que sea él mismo el que se responda y pueda incluso llegar a su propia conclusión, sin que se lo digamos directamente nosotros y le demos la respuesta pensando por ellos.

Nunca se debe utilizar, eso sí, la figura de los Reyes o Papa Noel como soborno, chantaje o cualquier actitud parecida, algo que algunos padres hacen por error cuando los hijos ya han descubierto “la verdad”.

 

Consecuencias de “la verdad”

Cuando los hijos acaban por descubrir qué hay “detrás” de la verdad sobre los Reyes Magos, es entonces cuando llega la decepción y te dicen ‘me habéis mentido’. Y pueden ponerse incluso a llorar. ¿Qué hacemos ante esta situación? He aquí algunas pautas:

– Decir siempre la verdad. Llegados a ese momento es mejor no mentir e ir hacia atrás. Con preguntas tan directas, verdades directas.

– La labor de explicar las mentiras de los secretos. Cuidado con los secretos. Existen secretos buenos en los que no se daña a nadie y es para ilusionarles, como por ejemplo un cumpleaños, los Reyes Magos, una sorpresa… Pero ¡ojo¡ con los secretos malos, secretos que se guardan y que dañan a otros, esos SIEMPRE se deben contar y hay que enseñar a los hijos a distinguirlos. Es importante este punto.

– Podemos hacerles partícipes del secreto. Ahora serán ellos los que no lo contarán a otros niños más pequeños que ellos para que mantengan la ilusión. Y ahora que ya lo saben, forman parte del otro lado de la magia. En esto consiste la magia y la ilusión…

Lo importante no es si decirlo o no decirlo, lo importante es que los niños recuerden ese momento en el que se enteró, de una manera especial, no triste.

Los niños entre 1 y 4 años van a poder pensar y percibir la realidad de los camellos y los Reyes como una certeza. A estas edades no pueden pensar en cosas abstractas y ambiguas. A partir de los 4 y 6 años se pueden empezar a preguntar y plantear las dudas de si los Reyes son reales o no, pero no es hasta los 7 años aproximadamente cuando un niño tiene la capacidad de pensar de forma abstracta.

Por otro lado NO es recomendable que ningún niño con más de 11 años siga creyendo en los Reyes Magos. Es algo bastante complejo pero se avisa por si se da. La edad media en la que los niños se enteran está en torno a los 8 años.

Reyes Magos dando regalos a niños que aún no conocen la verdad sobre los Reyes Magos

Los Reyes Magos dando regalos a niños en un centro comercial. Fuente de la imagen: mamapsicologainfantil.com

 

Por último decir que es recomendable intentar explicar la verdad sobre los Reyes Magos en cualquier momento que no sea Navidad, para evitar la desilusión. Aunque aprovechamos para decir que ningún estudio ha afirmado que los niños presenten traumas ni secuelas por ocultar esta increíble ‘mentira mágica’ sobre los Reyes Magos.

Que ningún padre o madre se preocupe por miedo a los desengaños, porque en la vida hay desengaños mucho mayores y ‘peores’ o en negativo que nos lo da la edad y la madurez y que tarde o temprano los vivirán. Nunca dramaticemos. ¡Ojalá todos los desengaños cuando eres adulto fueran de este tipo! ¡Aún así te siguen trayendo regalos cuando creces! Todo es cuestión de escribir la carta a los Reyes Magos.

Y sin más, que la magia de la Navidad os ilumine a todos y que le sigáis pidiendo a los Reyes Magos cuántas cosas queráis, que por pedir, ¡que no quede!

¡Felices Reyes Magos!

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...
Comentarios (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *