¿Sirve para algo la formación para trabajadores?

Es una pregunta que sin duda muchos se hacen, ¿sirve la formación para trabajadores? Desde hace unos años, correspondiendo con los incentivos a la formación que el Estado otorga a las empresas, cada vez es más habitual la realización de cursos en éstas por parte de los trabajadores. Según distintos estudios, entre un 50 y 80% de las empresas dedicarían ya parte de sus recursos a formar a sus empleados, cuando en la década de los noventa esta tasa era marginal.

No obstante, en estos últimos años de crisis, algunos empresarios han optado por incluir reducciones en la inversión en formación para sus trabajadores, en concreto seis de cada diez empresas, según un estudio de Adecco.

Ahora bien. ¿Cuál es la sensación general que se tiene sobre la utilidad de estos cursos? Lo cierto es que la valoración más común es que la calidad de los cursos de formación para empresas deja mucho que desear. Esto se debe probablemente a la proliferación de una infinidad de nuevas empresas de formación, que ofrecen servicios habitualmente online, utilizando temarios genéricos, obsoletos, nada personalizados y, en definitiva, de muy poca utilidad para los asistentes. Este tipo de centros suele utilizar como gancho para la contratación de los cursos la entrega de algún tipo de “material para la realización del curso”, donde habitualmente el regalo de una tablet es el producto estrella.

cursos-formacion-eclipse-soluciones

El centro Eclipse Soluciones imparte cursos de calidad, actualizados y adaptados a la empresa, para trabajadores.

 

¿Entonces la formación para trabajadores es de baja calidad e inútil? La respuesta es que no. Entre las muchas empresas de formación, existen también muchos centros que ofrecen cursos de calidad, actualizados y adaptados a los participantes.

La realización de cursos para trabajadores es una tendencia innegable en todos los países punteros en Europa. En un mercado donde cada vez hay más competencia, unido a todos los avances de la tecnología, y a la necesidad en muchos casos de aplicar técnicas de comunicación, marketing digital, o muchas otras habilidades a todo tipo de empleos, sean del sector que sean, requiere que los empleados cada vez deben estar mejor preparados. Y ahí es donde los cursos de formación para trabajadores entran en acción. La mayoría de estudios conciden que la formación (la de calidad) es un sector en auge. De hecho las grandes empresas, con el sector bancario y el tecnológicos probablemente a la cabeza, ya son conscientes de esto y empiezan a invertir muchos de sus recursos en formar a sus empleados, como se desprende de este artículo.

Probablemente la asignatura pendiente sea la PYME. Poco asesorada y en muchas ocasiones, poco consciente de los beneficios de la formación, no termina de apostar por invertir en ello. Las excusas más típicas son “la falta de tiempo”, la falsa creencia de “no necesitar ninguna formación para el trabajo que se hace” y en ocasiones, por desgracia, la falta de liquidez.

En el caso español, se da la circunstancia agravante de un pesimismo generalizado. Muchos empresarios, y por supuesto también empleados, empredendores incluso desempleados, se dicen a sí mismos:

Para qué formarse si con la crisis no hay empleo, y menos de calidad, ni a penas oportunidades.

Nada más lejos de la realidad. Cuanto más pequeña es la demanda frente a la oferta, más importante es, en este caso, destacar sobre los demás, sobre esa inmensa oferta de “aspirantes a empleos”. Y eso sólo puede conseguirse mediante experiencia o formación. Además, como decíamos, la tendencia, en un mercado global como en el que estamos, es que se requiera cada vez más formación y más específica. Un pequeño comercio cada vez necesita más aprender a venderse en Internet. Un gestor o encargado de proyectos debe aprender a venderlos, un técnico cada vez debe especializarse en aspectos más concretos, etc.

La crisis, por dura que está siendo no será eterna, como ninguna lo ha sido. Y aquellos que estén más y mejor preparados, cuando se reactive el mercado, también serán quienes estén mejor posicionados para conseguir nuevos o mejores empleos y cargos. En nuestro país podría decirse que nos encontramos en el periodo de transición hacia una normalización de la formación en el mundo laboral y no hay ninguna duda de que cada vez nos formaremos más y mejor.

Y tú, ¿te vas a quedar atrás?

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *