Las consecuencias de las dietas estrictas

En anteriores artículos hemos hablado sobre problemas de alimentación tan frecuentes en la actualidad como son la anorexia y la bulimia nerviosa. Más allá de los factores humanos y psicológicos, es estricatemente objetivo que una mala e irregular alimentación aumenta las posibilidades de acabar cayendo en estos trastornos.

Uno de los mayores enemigos de la alimentación sana son sin duda las dietas estrictas. Aunque muchas veces enmascaradas en teorías nutritivas y dietéticas de dudosa credibilidad, las dietas agresivas y restrictivas nunca son apoyadas por las asociaciones y colectivos de médicos profesionales.

Las consencuencias de “pasar hambre” o de eliminar temporal o definitivamente alimentos necesarios en la dieta suelen ser bastante serias. En muchas ocasiones el resultado es el “efecto rebote” por el que la persona compensa la carencia  y escasez de alimento en su cuerpo con atracones de comida sin control, con efectos nefastos para el organismo. En otras ocasioness las consecuencias por la obsesión por las dietas y la figura acaban siendo conductas purgativas, es decir, eliminar los alimentos consumidos de manera no natural, principalmente mediante el vómito, pero también de otros modos como a través de laxantes.

 

barbie-con-bulimia-vomitando

Impactante imagen de una muñeca Barbie vomitando la comida. Fuente: taringa.net

 

Hoy queremos exponerte cuáles son las principales consecuencias que se pueden llegar a sufrir cuando se realizan dietas estrictas, atracones sin control o conductas purgativas.

Cansancio y debilidad en el cuerpo

Enlentecimiento del metabolismo y enlentecimiento de la respiración

Dolores de cabeza

Alteraciones dentarias tales como la descomposición del esmalte y la caries

Caída del cuero cabelludo

– Las uñas pueden llegar a quebrarse con facilidad

Irritación en la garganta e incluso desgarros en el esófago

Temblores

Dependencia a los laxantes

Dolores abdominales

Estreñimiento crónico o incluso diarrea

Náuseas y vómitos espontáneos

Pérdida de la menstruación (amenorrea) o trastornos en ella

Enlentecimiento del funcionamiento del corazón o incluso arritmias y posible fallo cardiaco

Hipotensión

Depresión

Ansiedad y pérdida del control

Problemas de sueño o alteraciones en él

Irritabilidad

Hinchazón de las glándulas salivares

Retención de líquidos en todo el cuerpo

– Aspecto de la piel de color amarillento, sequedad, y se puede llegar a agrietar

Pelo sin brillo y quebradizo

Edemas en los labios

– Puede incluso llegarse a dar un paro cardíaco pudiendo producir la muerte

Alteraciones gastrointestinales

Problemas en la circulación sanguínea

Dificultades de concentración, problemas cognitivos

– En casos de anorexia a temprana edad, puede producirse un freno en el crecimiento

 

Contra todo esto la mejor receta es una dieta variada, equilibrada y sana (¿conoces la teoría del punto fijo? descúbrelo en este aríiculo). Si tienes hijos es fundamental proporcionarles una buena educación respecto a cómo se debe comer. Y en cualquier caso debes preocuparte porque tu propia dieta sea equilibrada. Evita las “dietas milagro”, todos los médicos te dirán que no sirven a largo plazo. Y sobre todo si detectas alguno de los síntomas que hemos descrito en ti o en alguien cercano, ponte en contacto con un especialista. Un problema de alimentación es algo muy serio.

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...
Comentarios (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *