Recetas del psicólogo para vivir mejor

Ahí van una serie de errores  que solemos cometer en la vida: en cómo nos tomamos las cosas, cómo las vemos, al relacionarnos con los demás… y sus respectivas soluciones o remedios, para llevar mejor esas relaciones personales y llevarnos mejor con nosotros mismo y en definitiva vivir mejor. Consejos que nos ofrece la psicóloga Dra. Yolanda Pérez, del centro Eclipse Soluciones.

 

1.- A veces nos ocurre que queremos llevar razón en todo. Queremos demostrarle a los demás que no tienen razón, que nosotros tenemos la razón absoluta, que tenemos razones y pruebas de que es cierto lo que decimos… en lugar de estar abiertos a escuchar las ideas y opiniones de los demás.

No perdamos el tiempo queriendo llevar la razón y dominando el terreno porque hay ‘cosas’ que no tienen verdad absoluta y que pueden llegar a tener varios puntos de vista distintos según con el cristal con el que se miren. La técnica es controlar el orgullo, el ego, en vez de que éste nos controle y domine a nosotros ya que podemos perder mucho tiempo, paciencia, energía…Sin conseguir además los resultados deseados.

 

2.- Tan importante es admitir que cometemos errores como aprender de ellos para no volver a cometerlos de nuevo.

Es algo que sabemos, es algo que nos repetimos, es algo que nos decimos constantemente, pero, ¿lo llegamos a cumplir?, ¿nos lo llegamos a creer? Intentar justificarnos de nuestros propios errores sólo nos llevará a crearnos los mismos problemas o incluso otros nuevos. ¿Sabes que todos tenemos derecho a cometer errores? Darnos cuenta de que cometer errores es posible, nos permitirá reconocerlos con más facilidad y energía. Pero recuerda, tienes derecho a cometer errores, pero los demás también.

 

3.- Nos pasamos la vida pensando en conocer la felicidad gracias a las cosas ajenas a nosotros (cuando tenga un coche, cuando tenga un trabajo, cuando tenga una nueva casa, cuando nazca mi nuevo hijo, etc) y nos olvidamos de que la felicidad no está fuera, está dentro de nosotros.

Conociéndote a ti mismo y viendo lo mejor de ti, conseguirás ver más en el exterior. Tenemos que aprender a valorar el día a día, las pequeñas cosas, los pequeños momentos que se hacen grandes, cada segundo, cada minuto…La felicidad no es ‘cuando’ consiga tal cosa sino ‘mientras’ estoy haciendo o me está sucediendo esto otro. Sólo valorándote a ti mismo, conseguirás ver el valor de todo lo que hay a tu alrededor.

 

4.- Lo realmente importante no es lo que piensa la gente de nosotros, qué dicen los demás de lo cómo soy, cómo pienso, etc.

Lo realmente importante es cómo te ves a ti mismo, cómo piensas tú, qué valor le das a lo que haces. Estar obsesionado por lo que los demás piensan de nosotros es un posible problema de inseguridad, falta de autoestima.

 

5.- La vida NO es como a ti te gustaría que fuera, y nunca lo será. Los seres humanos nos planteamos a veces por qué las cosas no son como nos gustaría que fueran.

No hay conexión entre lo real y lo deseado. No obstante, eso seguirá siendo siempre así. Lo importante no es querer cambiarlo porque eso no es algo realista, lo importante es aprender a que las cosas son lo que son, otra cosa es cómo nosotros las interpretamos o nos las tomamos y qué hacemos al respecto.

 

6.- El pasado y el futuro. Nos pasamos la vida pensando en el pasado, culpándonos, reprochándonos lo que pudo ser y no fue, pero es que también nos pasamos la vida pensando en el futuro, en lo que será, me gustaría que fuera, preocupándonos.

Alguien decía que la depresión es un exceso de pasado, y la ansiedad un exceso de futuro. Aprende a vivir el presente y disfrutarlo.

 

7.- Pensar en positivo te llevará a sentirte bien y actuar positivamente. Pensar en positivo es más que hablarnos bien. Pensar en positivo es pensar en aquellas cosas que realmente puedo cumplir, que son alcanzables, que son realistas y que están dentro de mis capacidades y posibilidades.

De nada sirve pensar en positivo y no creérmelo porque me planteo cosas que no estoy al alcance de poder conseguir.

 

8.- Conseguir lo que queremos, nuestros objetivos, un trabajo, un nuevo hogar, una beca, etc, implica siempre esfuerzo.

Nadie dijo que las cosas fueran fáciles, aunque sí es cierto, que en muchos casos, si está en nuestras manos, tenemos que actuar, ponernos en acción. De nada sirve quejarnos, ¿o sí?

 

9.- Cuando alguien nos habla mal, nos responde irónicamente, nos falta al respeto, está claro que eso no está bien, ¡pero cuidado No te lo tomes como algo personal.

Quizá esa persona tiene un mal día, quizá esa persona acaba de recibir una mala noticia, quizá esa persona tiene un problema de salud, quizá esa persona le habla así a todo el mundo, no sólo a ti, quizá esa persona ha perdido el control sin darse cuenta…Quizá…quizá, quizá…

 

10.- Independientemente del quizá anterior, a sabiendas de que te han hablado o tratado mal, intenta responder asertivamente a las personas que ‘te hacen perder el control’ sin ponerte a la altura del comportamiento del otro y sobre todo, no permitas que eso te provoque tener un mal día (en general) porque generalizar es otra de las cosas que sabemos que no debemos hacer y que muchas veces olvidamos.

Seguro que hay más cosas positivas ese día, que tendrán más valor e importancia que el comportamiento de esa persona. Y no olvides que las personas no nos hacen perder el control, somos nosotros los que lo perdemos.

 

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...
Comentarios (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *