Los celos en la pareja

          Todos hemos tenido celos alguna vez, empezando cuando éramos pequeños, aquellos que tenían hermanos y más adelante y ya siendo mayores, aparecen los celos en la pareja. Tener celos es algo ‘normal’. Es una respuesta emocional que si se da de manera puntual no hay ningún problema. Por el contrario si estos celos se repiten a lo largo del tiempo, son extremadamente exagerados en el momento que ocurren y además causan problemas en el entorno, pueden llegar a convertirse en algo patológico.

          Los celos en muchas ocasiones muestran miedo a perder a la persona que queremos. Pequeñas dosis de celos pueden incluso ayudarnos a potenciar la relación pero, ¡ojo!, pequeñas dosis…Cuando los celos son enfermizos, pueden ocasionar problemas en la pareja. Cuando estamos seguros con nuestra pareja, no tenemos dudas, no tenemos miedos, tenemos confianza, comunicación, hay que tener en cuenta que los celos son menos intensos y duraderos o incluso inexistentes.

 

¿Por qué sentimos celos?

Éstas son las razones fundamentales que originan una conducta de celos en las personas:

– Tener un bajo nivel de autoestima, nos hace ver a los demás mejores que nosotros, lo que puede derivar en inseguridad, en miedo o temor a que otra persona ‘mejor’ que nosotros ‘nos quite’ a nuestra pareja. Llegamos a ver a otras personas con muchas más virtudes, encanto, más guapos que nosotros, lo que hace que perdamos la confianza en nosotros mismos y como consecuencia en nuestra pareja.

– Por aprendizaje o modelado. Es mucho más fácil que una persona que ha vivido en un ambiente familiar donde había celos, en sus parejas actuales, adquiera ese patrón de comportamiento debido al aprendizaje.

– Los celos también se sienten y se mantienen porque empiezan siendo un juego en ocasiones, donde uno dice ‘ay, qué estás celoso/a’, y la otra persona acaba contestando frases como ‘pero si tú eres mejor que nadie’, ‘si no hay nadie como tú’, o frases similares que no son más que un refuerzo que hace que se mantenga ese comportamiento.

– También sentimos celos según cómo hayamos vivido nuestras relaciones sentimentales anteriores. Si en alguna ocasión nos engañaron con otra persona y hemos sido traicionados sin haberlo esperado, estas experiencias aumentan las posibilidades de ser más celoso, de confiar menos en los demás. Es importante que si esto ha ocurrido, no generalicemos e intentemos aumentar nuestra autoestima, en definitiva, nuestra confianza.

– Mucho más allá de las anteriores explicaciones, los celos pueden estar explicados por posibles trastornos psicológicos como personalidades histriónicas, paranoicas o narcisitas, en las que la frecuencia y duración de los celos son más marcados y pueden derivar en una celotipia, la cual puede tener consecuencias mucho más negativas que en los casos anteriores: no dejarte salir solo/a de casa, decirte qué tipo de ropa te tienes que poner, con quién puedes ir y con quién no…Y más allá de la celotipia se pueden llegar a dar problemas psicológicos de otra índole.

 

Detectando los celos

Mujer celosa de pareja con móvil

          Si has leído esto y te consideras una persona celosa, es importante que busques la razón de por qué es así para poder actuar en consecuencia. Normalmente llamamos celoso patológico al que no tiene motivos para serlo, al que ve donde no hay ni nunca habría, al que le preguntas en qué se basa para tener celos y no sabe contestar o da respuestas irracionales. A continuación una enumeración de las posibles señales de alarma de una persona celosa:

– La persona celosa cree saber más de su pareja que lo que sabe su pareja de ella misma. Por ejemplo:

Pareja 1: ¿Por qué has salido a esa cafetería y no a la otra que está más cerca?

Pareja2: Pues porque me gustan las tapas que hay ahí.

Pareja 1: Tú no has salido por las tapas, tú has salido porque la camarera te cae muy bien.

-Puede llegar a armarse una ‘escena’ de celos sin motivos aparentes (y sin motivos en la realidad). Por ejemplo:

Pareja 1: ¿Qué tal la tarde en el trabajo?

Pareja 2: ¡Muy bien! Mi jefe me dio personalmente la enhorabuena y me dijo en privado que se sentía muy orgulloso y le había sorprendido.

Pareja 1: ¿En privado? ¿Por qué? ¿Te parece eso normal? Eso es que quiere algo más. ¿Y tu encima le sigues el juego?

– A la persona celosa no le gusta que salgas solo/a o con amigos (muchas veces da igual hasta el sexo de los amigos, sean chicos o chicas).

– El celoso o celosa presta atención a la ropa que llevas y no le gusta que te pongas determinadas prendas de vestir en determinadas ocasiones y con determinadas personas.

          Recuerda, los celos en pequeñas dosis no son ‘malos’ sino que son absolutamente normales y naturales, pero si crees que tus celos están interfiriendo en otras áreas de vida (como la familia, el trabajo, los amigos, el ocio, etc), consulta con un especialista para que pueda ayudarte. Para terminar una cita de Shakespeare, que evidentemente habla de los celos patológicos.

“Los celos son un monstruo que nace y se alimenta de sí mismo”.

William Shakespeare

 

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *