Pruebas de selección: el refugio subterráneo

          Si bien hace unos días hablábamos de las los procesos de selección y las dinámicas de grupo, en esta ocasión vamos a plantear un caso práctico. Una conocida prueba grupal que se realiza en los procesos de selección en determinadas empresas es el llamado “refugio subterráneo“.

         En esta prueba los entrevistadores reúnen a un grupo de candidatos y les entregan un folio a cada uno de ellos donde aparecen las siguientes instrucciones:

‘Imaginen que nuestra ciudad está bajo amenaza de un bombardeo. Se aproxima un hombre y les solicita una decisión inmediata. Existe un refugio subterráneo que solamente puede albergar a seis personas. Hay doce que pretenden entrar. Abajo hay una lista de las doce personas interesadas en entrar en el refugio. Haga su selección, destacando tan sólo seis.’

  • Un violinista, de 40 años, drogadicto.
  • Un abogado, de 25 años.
  • La mujer del abogado, de 24 años, que acaba de salir del manicomio. Ambos prefieren quedarse juntos en el refugio, o fuera de él.
  • Un sacerdote, de 75 años.
  • Una prostituta de 34 años.
  • Un ateo, de 20 años, autor de varios asesinatos.
  • Una universitaria que hizo voto de castidad.
  • Un físico, de 28 años, que solamente aceptaría entrar en el refugio si puede llevar consigo su arma.
  • Un predicador fanático, de 21 años.
  • Una niña, de 12 años y bajo coeficiente intelectual.
  • Un homosexual, de 47 años.
  • Una chica con retraso mental, de 32 años, que sufre ataques de epilepsia.

 

          A continuación, los entrevistadores indicarán que tienes 10 minutos para decidir de forma individual, a qué 6 personas dejarías entrar, además de justificar por qué las has elegido. Una vez pasados los 10 minutos, se divide el grupo en dos subgrupos y ahora bien, entre todos deben debatir y llegar a un acuerdo para decidir a quién dejarían entrar y a quién no. Finalmente, se hace una puesta en común entre todos los participantes, donde los entrevistadores en ningún momento hablan. En un plazo de 30 minutos el grupo ha de tomar una decisión conjunta: a qué 6 personas dejarían entrar a ese refugio.

          Existen muchas variantes sobre esta prueba, y la explicada no es más que una de ellas al fin y al cabo. A los más cinéfilos todo esto les sonará pues esta prueba está recogida en una película española, ‘El método‘, que precisamente gira en torno al proceso de selección de una empresa para un importante puesto. Si te estás preguntando ahora mismo qué habrías de decidir, a quién sería mejor meter al refugio y a quién no, has de saber que en esta prueba, como en muchas de este tipo, no existen opciones ‘verdaderas’ o ‘falsas’, ‘correctas’ o ‘incorrectas’; lo realmente importante es cómo te comportas durante la prueba: si lideras el grupo, si lo intentas cohesionar, si estás de acuerdo con todo, si alzas las voz o eres más bien una persona negociadora, si discutes, si te adaptas a todo, si hablas demasiado, si te callas, etc.

          En definitiva, ‘el refugio subterráneo’ pretende observar cómo te comportas con otras personas y sacar a la luz tu manera de pensar, de hablar, de actuar espontánea e improvisada. En cada proceso de selección pueden estar buscando, más allá de un buen curriculum y experiencia, un perfil concreto. Por eso resulta fundamental tratar de conocer e informarse lo máximo posible sobre la empresa a la que aspiras que te contrate.

          Y tú, ¿has hecho tu selección para entrar al refugio? ¿Cuáles son tus poderosas razones para incluir o excluir a cada persona?

 

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *