Cómo saber si te mienten

          Encendemos la televisión o la radio, escuchamos cualquier contenido de “debate”, ya sean políticos, entrevistas, debates, participantes de “realitys” y hay un factor común en todos ellos. Las “mentiras”. Las personas mienten y en muchos de estos escenarios lo hacen a menudo. También en nuestro día a día estamos expuestos a que nos mientan las personas de nuestro entorno.

          Ahora bien, ¿es posible saber te mienten o no al hablar? Lo cierto es que no existe una evidencia clara de que determinados gestos, palabras o comportamientos indiquen que se está mintiendo, pero sí es cierto que se pueden tener en cuenta y pueden servir como meras observaciones que unidas entre sí nos ayuden a tomar conclusiones mejores y más acertadas. A continuación tienes algunos signos que podrían ayudarte a identificar que alguien podría estar mintiéndote:

– Cuando alguien te habla, para saber que lo que dice es coherente o al menos cierto o se lo cree, debe haber consonancia entre lo que dice y cómo lo dice. Por ejemplo, no sólo basta con decir ‘qué guapo eres’ si el contenido es muy positivo y sin embargo otros elementos de la comunicación como el tono, el volumen, los gestos (comunicación no verbal) no está en consonancia con lo que decimos. Es mucho más difícil manipular todo aquello que tiene que ver con los gestos, la mirada, la postura, la orientación, el tono, el volumen, la velocidad, que manipular el contenido de la información en sí. Fíjate siempre en que ambos elementos estén en consonancia.

– La postura que tiene el interlocutor también es importante. Cruzarse de brazos, tener algún objeto en las manos a la hora de hablar, evitar la alineación frontal directa con la persona que escucha, pueden ser algunos indicadores. Insistimos en que esto no significa que se miente necesariamente, pero sí es cierto que algunas personas a la hora de hablar en público por ejemplo, tienen algún objeto entre las manos que les permite mostrar mayor seguridad a la hora de hablar. Por el contrario, no tener nada entre las manos es signo, habitualmente, de naturalidad y mayor confianza con lo que se dice y con el escenario en el que se encuentra.

– No hay nada más objetivo para descubrir a un mentiroso que indagar y preguntar sobre lo que te cuenta. El que miente, debe recordar lo que dijo cuando mintió y lo que pasó en realidad. La memoria puede jugarle malas pasadas ya que la información que ha de recordar son dos “verdades” distintas, la real y la mentira, las cuales son incongruentes entre sí.

Ponerse nervioso, titubear o ponerse colorado se ha dicho en ocasiones que pueden ser indicadores de estar mintiendo. Recordemos que no siempre es así pero es un indicador que nos puede hacer sospechar si va unido de otros factores. Hay personas que se ponen coloradas porque son más tímidas, hay personas que titubean porque sienten desconfianza con ese tema concreto del que se está hablando e incluso hay personas que mueven las piernas sin parar cuando están sentados y es simplemente porque tienen un tic que nos le permite estar quietos, pero recuerda tener en cuenta estos tres elementos, especialmente si van acompañados de otros más.Imagen de Pinocho

La sonrisa es un indicador que nos señala si alguien está sonriendo con total naturalidad o si más bien es una risa ‘forzada’. El que sonría ‘de verdad’ y ‘a gusto’ usa la totalidad de sus músculos de la cara para sonreir, si sonreímos ‘sin ganas’ sonreímos ‘a medias’, es decir no hay simetría entre los dos lados de la cara ya que no se utilizan todos los músculos para sonreír, y eso podría esconder algo que no se está diciendo.

-A muchos nos gusta que cuando nos hablan, nos miren a la cara. La mirada es algo también muy importante. La mentira, la desconfianza, la vergüenza, la inseguridad, la pasividad, nos pueden hacer en muchos casos esquivar la mirada. Tan importante es para mostrar confianza y seguridad, que te miren a los ojos cuando te están hablando, sin evitar la mirada ni mirar de forma agresiva. El poco contacto ocular o el escaso movimiento de cuerpo y manos, podría ser un indicador.

 

Verdades sobre las mentiras

          Para poder tomar estos indicadores como ciertos deberíamos de analizar el contexto, la persona, el tema del que se habla, si lo repite siempre o no, si le pasa en determinadas situaciones, etc. Cuanto más se conoce a una persona resulta más fácil descubrir las variaciones entre estos indicadores que puede tener a la hora de hablar y, por tanto, descubrir si nos está mintiendo. Por otro lado, también hay verdaderos ‘profesionales de la mentira’, sobre todo en determinadas profesiones, que se entrenan para intentar disimiluar o minimizar al máximo todos esos indicadores y tratar de no ser descubiertos cuando mienten.

          No obstante, volvemos a incidir en que estos indicadores no son del todo fiables ya que pueden deberse a otros problemas. Lo que sí es cierto es que lo más importante de todo, como hemos comentado al principio, es que haya coherencia y consonancia entre lo que se dice y cómo se dice. Si estas dos informaciones son contradictorias, deberíamos preguntarnos por qué.  Cuando no hay sincronismo entre gestos y palabras es evidente de que algo no va bien. Y tú, ¿te consideras una persona que suele saber cuando te están mintiendo? ¿Tienes esa capacidad con la gente que conoces, con la que no conoces, o con ambas? ¿Y crees que mientes bien?

 

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *