Combatir la obesidad. La teoría del punto fijo

          La obesidad no está causada únicamente por malos hábitos alimentarios sino que también influyen otro tipo de factores como pueden ser los genéticos y los biológicos. En relación a los factores hereditarios se ha demostrado en animales esta evidencia. En el campo de la Psicología, algunas investigaciones nos informan de que un niño tiene aproximadamente un 40% de probabilidades de ser obeso si uno de sus dos padres lo es, y si ambos padres son obesos este porcentaje aumenta todavía más. En cuanto a los factores biológicos, uno de los conceptos más importante es la teoría del punto del fijo. ¿La conoces?

 

La TEORÍA DEL PUNTO FIJO.

          La teoría del punto fijo hace referencia a que el organismo humano tiene un punto o un nivel biológico de peso (y de nivel de grasas en el organismo). Este punto actúa como regulador para mantener el peso la mayor parte del tiempo dentro de unos límites. Cuando una persona ingiere mucha comida su cuerpo utiliza ciertos mecanismos de regulación para tratar de eliminar el excedente (por encima del punto fijo), como por ejemplo elevando la temperatura corporal para quemar más calorías. Contrariamente, si hay una falta de alimentos, el organismo tratará de reducir el consumo de calorías al máximo.

          Este punto ideal depende de los factores genéticos y prenatales, así como de las experiencias alimentarias. El cuerpo humano intenta ajustarse al punto fijo, pero claro, en muchas ocasiones ese punto fijo puede estar por encima del peso que una persona o una sociedad considera ‘ideal’ , y es ahí donde se acaban realizando esfuerzos constantes por reducir peso, lo que en definitiva sería una lucha sin cuartel entre el peso ideal y la teoría del punto fijo.

 

Manos a la obra. Cómo reducir peso.

          Si bien es cierto que el organismo se regula en cierta manera, y que cada persona tiene, por tanto, una constitución distinta, hay mucho en tu mano para mantener un peso y unas condiciones a largo plazo. Las dietas cada vez es más sabido por todos que fallan porque están basadas en el corto plazo y cualquier solución buena debe ser a largo plazo, y basarse en hábitos y rutinas. ¿Qué podemos hacer para combatir los problemas de sobrepeso? Aquí tienes algunas claves:

El alcohol disminuye el autocontrol y además es calórico. A más graduación más calorías. Cuando bebes disminuye tu autocontrol y esto puede provocar que comas más cantidad si tienes hambre. Hay que tratar de reducir el consumo, sobre todo entre semana. Además es sabido que cuanto más a menudo se bebe más se adapta el cuerpo al alcohol y más copas se necesitan para obtener el mismo efecto. Si bebes con menos frecuencia, con menos cantidad te hará más efecto, por lo que el cuerpo te pedirá dejar de beber antes y habrás reducido doblemente el consumo de alcohol.

Antes de salir a comer o cenar fuera puede ser aconsejable comer ‘algo’. Prueba a comer algo ligero, con pocas calorías, sólido o incluso líquido. Esto hará que tu estomágo te pida menos cantidad de comida después.

– Cuando tengas que comprar, haz la lista de la compra con antelación y limítate a las cosas que has anotado y cíñete. Cuanto más ordenada y rutinaria sea tu compra, en menos caprichos (hipercalóricos) caerás y más fácil te resultará adelgazar.

Haz la compra preferiblemente después de las comidas, de esta forma podrás resistir a la tentación de adquirir alimentos con más facilidad, ya que tu estómago estará saciado de hambre y ocupado haciendo la digestión. Hacer la compra con hambre provocaría el efecto contrario. Hay estudios que han demostrado esto.

Trata de cocinar cuando no tengas hambre. Siempre que te sea posible, intenta preparar la comida después del desayuno, o la cena después de la comida por ejemplo. Al igual que en el punto anterior, con tu estómago saciado, tu cerebro se podrá centrar con mucha más facilidad en cocinar cosas ligeras y sanas, en hacer las cantidades justas, etc. Si cocinas para varios días, es mucho mejor separar las raciones en este momento, que aún no tienes hambre.

Evita comprar comida preparada. Es más alta en grasas saturadas y en sal.

– Intenta no comer NUNCA con prisa, de pie o caminando.

– A la hora de comer mastica, no tragues, pártete la comida en trozos pequeños y después de cada bocado, deja los cubiertos en la mesa.

Utiliza platos y cubiertos pequeños. Algo tan sencillo como el tamaño de la vajilla va a influir en la cantidad de comida que va a parar a tu plato cada día de tu vida, te lo habías planteado?

– Sírvete la comida en la cocina, no lleves la fuente con toda la comida a la mesa. Así evitarás llenarte el plato nuevamente.

combatir la obesidad

Fuente: Vivir Mejor – http://www.vivirmejor.com/sobrepeso-y-obesidad-mantener-los-quilos-a-raya

 

Combatir la obesidad

          Aquí os hemos dejado sólo algunos consejos para adelgazar y combatir la obesidad, sin entrar demasiado en la dieta, solamente teniendo en cuenta los hábitos y las rutinas. Y esto serían algunas de las pautas que se marcan en un programa conductual. Los programas conductuales son realizados por algunos profesionales de la Psicología. Para combatir la obesidad o tratar de reducir una cantidad importante de peso, es necesario acudir a los profesionales de la salud para que puedan orientarte en tu caso particular. En el caso de la alimentación en sí, además de numerosos médicos privados especialistas, tu propio médico de cabecera debería proporcionarte los medios para una dieta hipocalórica adaptada a ti, sana y llevadera a largo plazo. La combinación de comer bien (dieta sana y válida del médico) y unos buenos hábitos y rutinas (programa conductual) es efectiva para la inmensa mayoría de la población.

          Los principales tratamientos que existen para combatir la obesidad, además de la dieta alimentaria y los programas conductuales, son la cirugía y los fármacos, o el ejercicio físico. En cualquiera de los tratamientos, el control de la conducta es imprescindible. ¿De qué sirve hacerse una cirugía si a posteriori no mantenemos una dieta, no realizamos ejercicio físico o no ponemos en marcha un programa conductual? La respuesta es sencilla, los resultados al final serán peores que si no hubiéramos hecho nada (físicos, económicos y morales). En general puede decirse que un tratamiento por sí sólo, sin la combinación de otros, no produce los mismos resultados y, muchas veces conduce al fracaso.

          Es fundamental tener claro que todos estos consejos están encaminados a tener una salud óptima. Y ésta es otra razón para ponerse en manos de profesionales, porque muchas veces uno mismo puede caer en la subjetividad de confundir salud con moda o belleza, o no tener claro cuánto peso perder para evitar problemas. Lo que está claro son dos cosas: que hay personas con más dificultades para perder peso (como explica la teoría del punto fijo), pero que, por otro lado,  es posible combatir el exceso de peso y la obesidad a través de una buena dieta y un programa conductual de hábitos.

 

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *