¿Qué sabes del bulling?

        En estos últimos años este término se viene escuchando cada vez más en los medios de comunicación así como en la calle. Cada poco tiempo aparecen aquellos casos con finales más dramáticos, que derivan en homicidios o suicidios. Pero son sólo la punta del iceberg, el bulling está mucho más extendido de lo que se cree. Estudios recientes afirman que más del 24% de los adolescentes ha sufrido este tipo de acoso, y esto quiere decir 1 de cada 4.7 jóvenes. Por tanto en todas las clases de los centros educativos de nuestro país se pueden dar unos 8 casos de bulling de media. Dicho esto,  ¿sabemos qué es exactamente? ¿Cómo funciona y evoluciona?  ¿Estamos preparados para afrontarlo?

¿Qué es el bulling?

        El bullying o acoso escolar consiste en el maltrato psicológico o físico que reciben un menor o varios menores por parte de otros adolescentes. Con el bullyingse pretende asustar y someter a las víctimas. Existen diferentes tipos:

Físico: pegar patadas, mordiscos, empujones, agresiones con objetos, quemaduras, etc.

Verbal: insultar, motes, destacar defectos físicos negativos de la víctima, ridiculizar en público, etc.

Psicológico: minan la autoestima del individuo y fomentan su sensación de miedo.

Social: aíslan al joven de lo social e incluso les graban con los móviles insultándoles o pegándoles para luego colgarlo en internet, por ejemplo.

        El bullying es la repetición continuada de agresiones o de la combinación anterior de sucesos y se caracteriza por las conductas amenazantes y discriminantes respecto al resto de la sociedad. Suele estar provocado por un líder que se apoya por otros niños o adolescentes lo que hace a la víctima indefensa y totalmente excluida del entorno. La víctima desarrolla rechazo, miedo, tristeza, pérdida de autoestima, disminuye el rendimiento escolar y si es muy continuado puede incluso provocar ansiedad y depresión. Por el contrario, los agresores no tienen capacidad de empatía, tienen rabia frente a la otra persona, suelen ser conflictivos, muestran ciertas ideas o conductas machistas, xenófobas o similares, etc.

        El bullying no se trata de bromas puntuales como esconder una mochila o de una agresión esporádica en la que no hay intención de dañar sino de defensa. El agresor o agresora actúa con deseo e intención de dominar y ejercer control sobre la víctima.

Estadísticas recientes sobre el bullyingbullying

– La OMS publicó un informe en 2007 sobre jóvenes y acoso escolar. Según sus datos el 24% de los jóvenes españoles habían sufrido alguna vez acoso escolar.

– Ese mismo estudio determino que el riesgo de suicidio entre los adolescentes que sufren constantes comportamientos de acoso, multiplica por cinco al de los adolescentes que no sufren estos acosos. De entre todas las conductas la burla y la exclusión social serían las que más incrementan el riesgo de suicidio.

– Un estudio del año 2008, con 1.197 estudiantes catalanes de entre 12 y 16 años, desveló que el 14.3% de esos jóvenes había recibido algún tipo de acoso verbal y el 4.7% acoso físico (Ponferrada y Carrasco, 2008).

– El Obervatori Estatal de Convivencia Escolar (2008), en un estudio sobre 23.100 jóvenes españoles, determinó que entre ellos había un 2.4% de agresores y un 3.8% de víctimas.

– Oñate y Pîñuel (2007) distinguen en un estudio las diferentes modalidades y determinan que el 29.3% de los jóvenes sufre bloqueo social, el 20.9% hostigamiento, el 19.9 manipulación, el 17.4 manipulaciones, el 16% exclusión social, el 14.2% intimidación, el 13% agresiones y el 9% amenazas.

10 consejos para padres o educadores

1.- Hay que tratar de observar qué relación tienen los alumnos o los adolescentes entre ellos. En muchas ocasiones ‘lo peor’ ocurre cuando no hay adultos delante.

2.- Observar todas las ‘pintadas’ o todas las palabras escritas en las paredes para ver qué nombres son los más frecuentes al igual que los motes que utilizan.

3.-  Comprobar periódicamente las faltas de asistencia en el aula también es importante.

4.- Analizar e investigar los cambios de humor repentinos e inexplicables. Muchas veces no quieren expresar lo que les pasa por miedo. Hay que estar muy atentos.

5.- Las quejas somáticas repetidas como dolor de cabeza, de estómago también pueden ser reflejo de que algo pueda estar pasando.

6.- En ocasiones los adolescentes no quieren ir al colegio y no dan explicaciones.

7.- Las variaciones en el rendimiento escolar con pérdida de concentración y aumento de fracaso escolar también pueden ser un indicador.

8.- Los padres tienen que aprender a decir ‘NO’. Sólo de esta forma los hijos a parte de tener una buena educación aprenderán a decir ‘no’ ante muchas circunstancias problemáticas.

9.- Hay que cuidar los medios de comunicación y la televisión, qué ven los hijos. La televisión invita en muchos casos a la violencia. Tan malo es que nuestro hijo sea víctima como que sea agresor

10.- Hay padres que no sólo no se hacen respetar sino que además menosprecian el respeto a los profesores en defensa del adolescente.

padre-hijo

¿Qué hacer ante el bulling?

        La intervención en estos casos debe ser siempre conjunta entre padres, profesores y profesionales de la salud para abordar el problema y obtener resultados satisfactorios. Cuando la situación problemática llega a los Juzgados de Menores ya suele ser de una gravedad tan grande que no hay salida a otra solución: el internamiento. Antes de llegar ahí se han de trabajar muchos aspectos durante la infancia y seguir fomentándolos durante la adolescencia. Aspectos como la comunicación, la asertividad, la empatía, la negociación, la autoestima, los valores, el no consumir sustancias, usar medidas de protección si se mantienen relaciones sexuales y muchas otras más, no se aprenden solas.

        Hay que enseñar y educar y para ello hay que dedicar tiempo y ser en primer lugar los adultos los que demos ejemplo y quienes tengamos esas habilidades para poder inculcarlas. Sólo disponiendo de ellas, creyendo en ellas y siendo firmes conseguiremos educar con eficacia.

        Conseguir adolescentes felices y sanos es posible, ¿sabes cómo?

Escribe aquí tu comentario

Loading Facebook Comments ...
Comentarios (2)
  1. Jesús 4 enero, 2013
    • Yolanda 11 enero, 2013

Responder a Yolanda Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *